¿Cómo estimular la inteligencia colectiva de sus equipos?

Colaboración y  agilidad  para  la innovación y la producción de valor

Vivimos en una época en la que las tecnologías de la información están ampliamente consolidadas en el día a día de las empresas. Todos pasamos gran parte de nuestra jornada laboral en el espacio virtual, interactuando con la(s) máquina(s), ya sea en soluciones de apoyo a la empresa, sistemas de comunicación (intranets, extranets, internet, correos electrónicos o chats) o herramientas de productividad.

Con la creciente digitalización y automatización de las rutinas, la optimización simplista de los procesos empresariales propugnada en la anterior revolución industrial (menor coste, menor tiempo, mayor cantidad) hace tiempo que dejó de ser decisiva, especialmente en los mercados maduros. Actualmente no basta con tener datos coherentes e información actualizada para tomar decisiones a tiempo. Tenemos que transformarlos en conocimientos capaces de generar valor.

Elementos i ntangibles como la creatividad, la diversidad y la independencia de los empleados potencian la producción de este valor añadido, especialmente en contextos inciertos y altamente competitivos. Por ello, es fundamental incorporar a la definición estratégica a quienes conocen el negocio, invi tando a los "operativos" a realizar aportaciones asertivas y positivas. En otras palabras, los que mejor pueden contribuir a la mejora son al mismo tiempo los principales beneficiarios de la misma.

De estas interacciones humanas orientadas a objetivos (y claras para todos los implicados), en las que cada uno comparte sus respectivos conocimientos (teóricos y experimentales), surge un conocimiento colectivo que es mayor que la suma de los individuos (por muybrillantes que sean).

El uso diario de técnicas para compartir los conocimientos y experiencias individuales de un grupo que interactúa entre sí requiere la adopción de planes en equipo. Los moderadores preparados facilitan la gestión del cambio, sistematizando y acelerando estos mismos procesos de colaboración, que convergen en la generación de inteligencia colectiva.

En nuestros días , las metodologías de gestión ágil como el la scrum son las más adecuadas para operaciones complejas, con un elevado grado de imprevisibilidad, que utilizan tecnologías emergentes y en las que se esperan entregas rápidas.

Esta técnica, que fomenta la comunicación entre el equipo, demuestra que las soluciones construidas de forma continua y colectiva entre todos los miembros del equipo consiguen mejores resultados que la gestión tradicional (que suele utilizar una planificación rígida, exhaustiva, lenta y jerárquica).

Otras metodologías, como el través de la resolució design thinking , tienen como objetivo la innovación a n de problemas y la identificación de oportunidades de mejora. Se trata también de un proceso sistémico, colectivo y colaborativo que comienza con la observación cotidiana, pasa por la generación de ideas de mejora y termina con las pruebas a través de las pruebas de concepto. Normalmente se aplica en situaciones en las que se requieren soluciones específicas, personalizadas y de alta calidad.

En un momento en el que se habla mucho de la inteligencia artificial, creo que la innovación y la diferenciación se consiguen fundamentalmente a través de la inteligencia humana, elevada al poder de l a colectividad . Porque más que programar algoritmos para interpretar variables, automatizar procesos y devolver resultados, el valor diferencial proviene de la colaboració n enfocada, en un tiempo y contexto concretos. Cada caso es particular y tiene su propio momento.

El uso de la inteligencia empresarial colectiva (resultante de la cooperación dentro de los equipos y entre ellos) es factible con un liderazgo descentralizado, basado en redes y, por tanto, alejado de las estructuras jerárquicas tradicionales.

Los líderes visionarios e inspiradores con gran capacidad de movilización y agregación dejarán estos procesos de gestión del cambio en manos de sus propios equipos multi disciplinares y competentes, capaces de entender los retos y las oportunidades. Esto eleva los niveles de compromiso, la motivación y la responsabilidad del individuo y del grupo. Los resultados no tardarán en llegar y sorprenderán a los más escépticos.


Publicado originalmente en portugués en  Jornal Económico el 24 de diciembre de 2019.

Solicite una demostración / prueba y vea diggspace en acción

"Entiendo y consiento el tratamiento de mis datos, incluido el envío de correos electrónicos, de acuerdo con la Política de privacidad y protección de datos de Create IT disponible a continuación". Política de privacidad